ADOLESCENCIA

La adolescencia es la etapa evolutiva a lo largo de la cual el individuo se prepara para convertirse en adulto. Conlleva multitud de cambios físicos, sociales y psicológicos siendo los más relevantes el progresivo distanciamiento de la familia nuclear y la creciente importancia de las relaciones con los iguales. Esta etapa suele implicar momentos de conflicto entre el adolescente y los progenitores, o entre el adolescente y sus iguales, lo cual debe considerarse normal. Sin embargo, cuando el nivel de conflicto o las dificultades superan la capacidad de afrontamiento del adolescente y/o de la familia, es recomendable solicitar apoyo a profesionales.

Algunas de las dificultades más comunes que pueden darse a lo largo de la adolescencia son:

TRASTORNO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN CON O SIN HIPERACTIVIDAD (TDA/TDAH)

  • NO SE CONCENTRA

  • NO QUIERE ESTUDIAR
  • NO ESTUDIA
  • SE ABURRE EN CLASE
  • SACA MALAS NOTAS, ESTUDIA PERO NO APRUEBA

A pesar de que el Trastorno por déficit de atención es conocido, muy estudiado en los niños hoy día, en ocasiones no se detecta en la infancia o no se aborda adecuadamente. Los adolescentes que tienen TDA o TDAH suelen tener dificultades en la adquisición de conceptos, se distraen fácilmente, cometen errores en las tareas y tienen problemas para organizarse en distintas áreas de su vida. En muchas ocasiones es necesario y se prescribe un tratamiento farmacológico, sin embargo, es muy recomendable llevar a cabo una intervención psicológica, de corte cognitivo-conductual, con el objetivo de dotar a estos pacientes de recursos y técnicas para minimizar las dificultades previamente citadas.

CONDUCTA PERTURBADORA

  • SE PORTA MAL
  • PEGA
  • INSULTA A LOS IGUALES
  • INSULTA A LOS ADULTOS
  • ODIA, MIENTE
  • NO QUIERE, NO RESPETA A LOS ADULTOS (O NO RESPETA A NADIE)

La conducta perturbadora se caracteriza principalmente por una violación de los derechos de otras personas, que pueden ser familiares, iguales, profesores u otras figuras de autoridad. Se puede dar en distintos contextos y puede generar desadaptación social y familiar del menor. En estos casos, es importante que se acuda a un profesional lo antes posible, ya que generalmente las conductas de carácter perturbador suelen ir aumentando si no se le ofrece ayuda a la persona afectada


TRASTORNOS DE ANSIEDAD

  • TIENE MIEDOS
  • ESTÁ MUY NERVIOSO
  • NO QUIERE IR AL COLEGIO NI QUIERE ESTUDIAR
  • SE PONE NERVIOSO AL HABLAR

  • SE PONE NERVIOSO POR TODO
  • ESTÁ ENCERRADO EN EL CUARTO TODO EL DÍA
  • TIENE ANSIEDAD


Cuando hablamos de trastornos de ansiedad, nos referimos a un amplio abanico de trastornos o dificultades que tienen en común un factor: la sensación de nerviosismo, malestar, inquietud, miedo, y preocupación que llamamos ansiedad. La ansiedad puede aparecer en diversas situaciones y contextos y ante distintos estímulos (agorafobia, fobias, ansiedad generalizada, trastorno obsesivo-compulsivo, problemas con su identidad etc.) y en todos los casos provoca un gran malestar en la persona que la padece, pudiendo llegar a ser muy limitante en la vida diaria.

La ansiedad suele estar unida a la depresión y muchas veces se dan síntomas depresivos que acompañan a los estados de angustia y nerviosismo. En algunas ocasiones puede ser necesario consultar con el médico y el uso de fármacos, si bien es imprescindible la intervención psicológica con el objetivo de lograr disminuir el malestar, restablecer los hábitos de vida y aprender a detectar y afrontar las situaciones o estímulos que provocan ansiedad con las técnicas psicológicas idóneas.

ADICCIONES

  • ABUSA DEL ALCOHOL
  • FUMA PORROS
  • FUMA CANNABIS
  • CONSUME DROGAS

  • ES ADICTO AL MÓVIL
  • ES ADICTO A LOS VIDEOJUEGOS

  • HACE UN MAL USO DE LAS REDES SOCIALES

A lo largo de la adolescencia es habitual que los menores exploren y busquen sensaciones, sin valorar los riesgos a corto, medio y largo plazo, poniéndose en riesgo en bastantes ocasiones. Por este motivo, entre otros, la adolescencia es una etapa especialmente sensible en cuanto al desarrollo de adicciones, tanto químicas (alcohol, tabaco, cannabis, etc.) como conductuales (videojuegos, teléfono móvil, etc.).

El abordaje desde el plano psicológico es esencial en estos casos, puesto que no sólo se trata de suprimir la adicción, sino de ayudar al paciente a reorganizar su vida, a explorar alternativas saludables, a minimizar las recaídas en frecuencia, duración e intensidad, y a detectar las señales de riesgo y gestionar la situación adecuadamente.

TRASTORNOS DEL ESTADO DE ÁNIMO

  • ESTÁ TRISTE Y APÁTICO
  • ESTÁ SIEMPRE ENFADADO E IRRITABLE
  • ESTÁ MUY CANSADO SIN MOTIVO APARENTE
  • NO SALE DE CASA
  • SE ENFADA POR TODO
  • ESTÁ TRISTE, ENFADADO, DEPRIMIDO, Y CON CAMBIOS EN EL ESTADO DE ÁNIMO

Una de las características de la adolescencia es la labilidad emocional, es decir, los frecuentes cambios de humor y las reacciones emocionales excesivas, lo cual puede generar incertidumbre o preocupación en los progenitores, pero no se debe considerar un síntoma de trastorno. Sin embargo, cuando esta labilidad es excesiva en comparación con su grupo de iguales, es recomendable la evaluación psicológica.

Los trastornos del estado de ánimo se refieren al estado afectivo alterado, ya sea de carácter depresivo, maniaco o hipomaniaco, o bipolar. Pueden ser de corta duración, a los cuales nos referimos como episodios, o de larga duración, considerados trastornos. Pueden afectar a las relaciones sociales y familiares, al sueño, al desempeño académico o laboral y a la alimentación, entre otras.

Cuando detectamos un problema o anomalía en el estado de ánimo, es necesario determinar las causas y los factores de riesgo, evaluar la gravedad y llevar a cabo un plan individualizado de tratamiento para lograr que los pacientes puedan normalizar su vida.

TRASTORNOS DE ALIMENTACIÓN

  • NO COME
  • VOMITA Y A VECES SE DA ATRACONES
  • HA ADELGAZADO MUCHO EN POCO TIEMPO
  • HACE EXCESIVO EJERCICIO

Estos trastornos suponen alteraciones en la alimentación de las personas que los padecen, como por ejemplo restricciones, ayuno, ejercicio excesivo, vómitos, uso de laxantes o diuréticos, atracones, etc. Suelen comenzar a lo largo de la pre-adolescencia y la adolescencia, ya que es una etapa delicada a lo largo de la cual se producen muchos cambios físicos en un breve periodo de tiempo, la apariencia física toma especial importancia y los adolescentes se comparan entre ellos y con los ideales de belleza poco realistas de nuestra sociedad. Los trastornos de alimentación que se dan con mayor frecuencia son la anorexia, caracterizada por un peso por debajo de lo normal o infrapeso, y la bulimia, la cual no conlleva necesariamente un descenso del peso corporal e incluso las personas que la padecen pueden tener sobrepeso.

De cada diez jóvenes que padecen algún trastorno de alimentación, nueve aproximadamente son mujeres. Debido a esta proporción, en muchas ocasiones los varones que padecen trastornos de alimentación quedan desatendidos, al pensar en su entorno que estos trastornos afectan exclusivamente a mujeres.

Los trastornos de alimentación interfieren en la vida de las personas que los padecen, pudiendo incidir en sus relaciones sociales y familiares, su desempeño académico o laboral, y por supuesto, en su estado de salud física.

Las personas que padecen estos trastornos suelen negarlo y esconderlo con gran habilidad, especialmente los adolescentes. Por este motivo es importante acudir a un profesional cuando se detecta algún síntoma, puesto que cuanto más se instaura el problema, mayor probabilidad de que el trastorno se cronifique.

“Conocimiento, método y experiencia en psicología, aplicados con profesionalidad, sencillez y calidez. “
Inscrito en el Registro:CS6946

¿DÓNDE ESTAMOS?

CALLE ZURBARÁN, 14, BAJO DCHA. 28010 MADRID

Autorizado por la Comunidad de Madrid como Centro Especializado de Psicología Clínica