#1639

¡Hola! Sí, yo también creo que es algo que está influyendo en el consumo. Al final, como sabemos, a nivel biológico habría un circuito de actuación común a todas las drogas ya sean químicas o conductuales, el famoso “circuito de la recompensa o del placer” incrementando la probabilidad de repetir esa conducta para obtener refuerzo. Por lo tanto, es fácil y barato en tiempo usar una droga para conseguir placer, el problema está en tener esto como único recurso. Es decir, y en la línea del comentario de Marta, son dos caras de una misma moneda: hay gente que consume porque busca estados agradables, nuevas sensaciones y/o efectos “positivos”, como por ejemplo quien busca la desinhibición al tomar alcohol. Mientras que por otro lado, el consumo puede tener función de evitar un malestar, que siguiendo lo que comentaba Loida de la “dictadura de la felicidad” tiene sentido, porque parece que en la cultura del siglo XXI hay que ser y estar feliz por imperativo, como si se nos negara el derecho a estar tristes.