#1883
MARTA ORTEGA OTERO
Participante

¡Totalmente de acuerdo! En mi opinión, lo complicado es justo dar respuesta a las preguntas que planteas: ¿cómo sé que esa persona necesita que la escuche y no que la aconseje? (como en el caso que ejemplificas).

Ahí reside el juicio, las competencias y destrezas del /de psicólogo/a, ¿cómo lo hacéis? 😉