Mostrando 1 respuesta al debate
  • Autor
    Entradas
    • #1628
      CAROLINA SOBA MOLERO
      Participante

      A medida que pasan los años más me planteo ¿qué es más importante, la información que comunico al paciente, o la información que decido no compartir en un momento dado?
      Es importante llegar a un equilibrio y dosificar la información a medida de la persona que la recibe.
      Hay una parte importante en la labor clínica que es la psicoeducación, pero es complicado a veces encontrar la cantidad idónea y el momento oportuno.
      El criterio que he aprendido a tener en cuenta consiste en ofrecer la información que permita a la persona, entender el proceso que está viviendo para manejar mejor las situaciones y seguir las pautas que les proponemos. Si se ofrece demasiada información, se pueden fomentar ciertas actitudes rumiativas que no contribuyen a la mejora terapéutica.
      No es muy concreto, pero me ayuda.
      ¿Qué os parece el planteamiento?

      Carolina Soba

    • #1681
      LOURDES CONDE ALVAREZ
      Participante

      Carolina, desde mi punto de vista, creo que tu pregunta se respondería con un: IGUAL DE IMPORTANTE. Tan necesario es psicoeducar al paciente y darle cierta información, como saber guardarnos ciertas cosas cuando no es el momento, el paciente no está preparado, o como bien dices, sólo le va a generar más y más rumiación.
      Como siempre le digo a los alumnos: todo depende del objetivo con el que hagamos las cosas. Depende de si buscamos confrontar al paciente, generarle dudas, motivarle al cambio o darle seguridad.
      Y ahora añadiría, depende también de la persona que tengamos delante. Bien sabemos que algunos de nuestros pacientes necesitan una gran explicación sobre lo que les sucede (por ejemplo), y eso les va a ayudar, y en cambio a otros no va a hacer más que complicarles su síntoma.
      El momento que está viviendo, como comentas, es algo clave asimismo. Lo que al inicio de la terapia puede sobrarle, después de cierto “camino terapéutico” puede ayudarle y está en su tiempo para comprenderlo e incorporarlo.
      Quizá ese sería mi criterio: objetivo, tipo de paciente y momento…y una buena dosis de experiencia, porque a veces, saber decir lo que tenemos que decir, o saber callar lo que tenemos que callar, es un arte.

Mostrando 1 respuesta al debate
  • Debes estar registrado para responder a este debate.