Mostrando 1 respuesta al debate
  • Autor
    Entradas
    • #1844

      Esta semana, Lucila publicaba una estupenda entrada en nuestro blog titulada: “Los niños y las niñas, más que vulvas y penes”.
      https://luriapsicologia.com/los-ninos-y-las-ninas-mas-que-vulvas-y-penes/
      Leerlo me ha hecho reflexionar sobre los roles de género que cumplimos en nuestra sociedad, y como muchas de nuestras vivencias van encaminadas en uno y otro sentido por el hecho de ser hombre y mujer, generando en muchas ocasiones malestares psicológicos añadidos (por ejemplo por no estar casada, no tener hijos, no tener un trabajo estable…)
      Y me surge la duda, que quería compartir con vosotros, sobre cómo podemos abordar mejor este sufrimiento desde la terapia.

    • #1866
      LOURDES CONDE ALVAREZ
      Participante

      Interesante debate Bea…y complicado a partes iguales! Personalmente creo que podemos contrarrestar esos estereotipos desde la psicoeducación, bien sea en los coles cuando somos pequeños, como en los talleres grupales cuando somos más mayores. El tema de introducirlo en sesión ya es más difícil a no ser que hayamos visto que estos roles le causen malestar bien por encontrarse en medio de una relación amorosa tóxica o por la existencia de sesgos irracionales que se asientan en estas funciones que nos han asignado socialmente.
      ¿Cómo tratarlo? partiendo de una psicoeducación centrada en género, buscando ejemplos en la publicidad, en películas, en canciones,…en nuestro día a día, y tratando de poner a prueba los mismos. De cualquier forma, ¿qué hay debajo de “tiene x años y no se ha casado”, o de “no ha querido/tenido hijos”? lo que yo veo son los DEBERÍAS y las obligaciones que nos marcan y nos marcamos, así como la exigencia personal y un sentido único y exclusivo de lo que tendría que ser nuestro sentido vital.
      ¿Cuál es el principal problema que se me ocurre? nuestra propia formación e ideología como psicólogos. Estar formado en género es una cosa, y hablar de roles de género es otra. Y trasmitirlo a un/una paciente, otro escalón más arriba aún.
      Quizá el primer paso es analizar nuestras propias creencias sobre los roles que ejercemos los hombres y las mujeres en la sociedad y si concuerda con lo que queremos para nosotros mismos. ¿Qué opináis?

Mostrando 1 respuesta al debate
  • Debes estar registrado para responder a este debate.