Mostrando 1 respuesta al debate
  • Autor
    Entradas
    • #1889
      LOURDES CONDE ALVAREZ
      Participante

      La violencia ascendente o agresión de los hijos a sus padres, principalmente llevada a cabo por adolescentes, se ha convertido en un recurso frecuente en los titulares de periódicos, reportajes y debates de los medios de comunicación así como en una conducta problema de cierta asiduidad para aquellos que trabajamos con población infanto-juvenil.

      Según las investigaciones, una de las principales causas de que se produzca, es la presencia previa o actual de violencia en el hogar, bien sea hacia el menor directamente o de un progenitor a otro. La fuerza del modelado y de la gratificación una vez se produce la agresión (obtener lo que quiero, someter al otro, etc.) es indudable, pero… ¿por qué se produce en familias en las que nunca se han registrado conductas violentas? ¿Qué otros factores creéis que influyen en el origen de esta conducta? ¿tienen un mayor peso en esta situación los rasgos de personalidad? ¿Qué opináis compañeros y alumnos?

    • #1918

      Aunque no se mucho a nivel teórico de este tema, me voy a animar a dar mi visión del mismo, desde la óptica clínica.

      Yo creo que es cierto que los rasgos de personalidad son muy importantes a la hora de llevar a cabo cualquier conducta violenta, también dentro del hogar, y por supuesto en la llamada violencia ascendente. Ahora bien, no debemos olvidar que esos rasgos de personalidad se configuran, partiendo del temperamento base de cada niño, a través de todas las experiencias que va viviendo a lo largo de su infancia. Y aquí creo que es necesario abrir la mirada a lo que ocurre de puertas de la casa hacia afuera, y es que, en mi opinión, el modelado de la conducta violenta no se da sólo de padres a hijos, si no que hemos de considerar la violencia en el ámbito escolar, y en la sociedad en general, como factores claves en su instauración.

Mostrando 1 respuesta al debate
  • Debes estar registrado para responder a este debate.