FAMILIA

A lo largo de la historia de cualquier familia, aparecen una serie de ciclos evolutivos naturales que generan una serie de crisis necesarias para reajustarse a la nueva realidad familiar:

  • Emancipación de la familia de origen.

  • Nacimiento de los hijos.

  • Adolescencia de los hijos.
  • Adultez e independencia de los hijos.

  • Ancianidad y cuidado de los padres.

Además de estos ciclos evolutivos naturales, pueden aparecer una serie de contratiempos inesperados, que pueden influir en nuevas crisis:

  • PÉRDIDA DE SERES QUERIDOS
  • PÉRDIDA DE TRABAJO

  • SEPARACIONES O DIVORSIOS
  • ENFERMEDADES FÍSICAS Y/O MENTALES DEL ALGUNO DE LOS MIEMBROS DE LA FAMILIA
  • MUDANZAS: CAMBIO DEL ENTORNO LABORAL O ACADÉMICO

  • MIGRACIONES DE UN PAÍS A OTRO

En estas crisis, suelen aparecer conflictos más o menos duraderos, que pueden requerir de una atención profesional por la gravedad y las consecuencias que se pueden derivar de estas desavenencias. Estos conflictos comprometen la estabilidad en la familia, pero también fomentan el crecimiento de cada uno de los miembros de la familia y de ésta en su conjunto. A continuación se explican las principales variables que influyen en los conflictos familiares:

  • FALTA DE ACUERDO SOBRE NORMAS, ROLES Y TOMA DE DECISIONES

    Para lograr un equilibrio en la familia, tienen que haber una serie de normas, límites y roles, encaminados a tomar decisiones en las diversas tareas cotidianas: tareas de la casa, gestión de la economía familiar, responsabilidades en el cuidado de los niños… Los principales conflictos en este punto son:

    a) Polarización de las posturas en cada miembro de la pareja: ambos miembros de la pareja tienen distintos estilos, donde si no hay un consenso, se tenderá hacia posturas más alejadas, sin que ninguna de las partes quieran ceder.

    b) Excesiva rigidez o permisividad: Gestión de normas muy estrictas o permisivas, querer tener razón siempre coartando libertades de los otros miembros de la familia.

    c) Estilos excesivamente sobreprotectores de los padres o poco implicados en el cuidado de la familia.

    d) Dificultades para conciliar la relación de pareja de la relación como padres.

  • FALLOS DE COMUNICACIÓN:

    La comunicación es el intercambio de información entre un emisor (el que transmite el mensaje) y un receptor (el que lo recibe). A menudo, cuando queremos transmitir una información tenemos claro en nuestra mente que queremos transmitir, sin embargo, es muy diferente lo que queremos transmitir de lo que transmitimos realmente y más aún teniendo en cuenta que delante tenemos a un receptor que se va a quedar con la información que le resulte relevante, de ahí que se produzcan una serie de errores o sesgos a la hora de comunicarse.

    Estos fallos en la comunicación, suelen tener su máxima expresión en la familia, donde cada uno de los miembros manifiesta una serie de inquietudes, temores, aspiraciones o esperanzas, y estilos de comunicación desencadenando una serie de problemas que serían los siguientes:

    a) Problemas en la comunicación ante un mal comportamiento: Criterios y métodos para implantar disciplina, exigencias paternas, rebeldía de los hijos, falta de autoridad de los padres…

    b) Dificultad para expresión e intercambio de emociones o necesidades. La familia es el entorno primario en que las personas crecen y adquieren sus valores su identidad y muchas veces en ese contexto precisamente es donde las relaciones afectivas o son deficitarias o son inadecuadas produciendo hostilidad o sobreprotección.

    c) Comunicación centrada en la coerción (decir lo que hacen mal) y no en el refuerzo (lo que hacen bien). El estilo coercitivo suele estar producido por la falta de flexibilidad y el poco respeto entre los miembros de la familia.

    d) Discusión como fuente relacional. Aprendemos a comunicarnos solamente desde la discusión o bien, precisamente como temor a una discusión, se evita comunicar.

    e) Faltas de respeto a hermanos, padres, hijos… que tienen su origen en la rivalidad, los celos, la sobreprotección, la idealización, el menosprecio, las alianzas con los padres…

  • DIFICULTAD PARA MANIFERTAR EL AFECTO Y CONTROLAR LAS EMOCIONES

    Las relaciones afectivas no siempre están adecuadamente establecidas por lo que se pueden generar escaladas de violencia pudiendo llegar a constituir un entorno que
    invalida y maltrata a sus miembros.

    La educación sentimental, juntamente con el concepto de límites y respeto, es uno de los asuntos más perentorios hoy día en la terapia familiar.

PROBLEMAS ESPECÍFICOS EN LA FAMILIA DE HOY

La sociedad actual se caracteriza por dar lugar a diversos tipos de familia, aparte de la familia tradicional y esto obliga a que los profesionales de la psicología, estemos preparados para poder ayudar a solucionar los conflictos de ajuste e integración, que se suelen producir en cada caso:

  • EL DIVORCIO Y LOS PROBLEMAS DE GUARDA Y CUSTODIA
  • FAMILIAS CON HIJOS ADOPTADOS
  • FAMILIAS MONO PARENTALES
  • FAMILIAS HOMO PARENTALES 

  • PROBLEMAS DE FERTILIDAD
  • FAMILIAS RECONSTRUIDAS

No suelen ser problemas diferentes a los de las familias tradicionales (problemas de comunicación, conflicto de normas, establecimiento de límites y relaciones de afecto), pero las variables sociológicas implicadas en cada caso suelen hacer más complicada la intervención psicológica y por ello es preciso conocer las circunstancias especiales y las formas de vida particulares. Para que la intervención sea eficaz.

“Conocimiento, método y experiencia en psicología, aplicados con profesionalidad, sencillez y calidez. “
Inscrito en el Registro:CS6946
¿DÓNDE ESTAMOS?

CALLE ZURBARÁN, 14, BAJO DCHA. 28010 MADRID

Autorizado por la Comunidad de Madrid como Centro Especializado de Psicología Clínica