PSICOLOGÍA DE BIENESTAR Y PREVENTIVA

La tarea preventiva es uno de los logros de esta época, ya que cada vez se gestionan mejor las variables protectoras. Los psicólogos tenemos un papel importante en elaborar programas de prevención en salud mental y en bienestar psicológico.

Cada vez es más frecuente que las personas acudan a terapia cuando no presentan síntomas que se puedan considerar patológicos. Entonces, ¿Qué demanda tienen? ¿Qué necesidad plantean?

La respuesta quizá sea, que estén expresando una característica típicamente humana, que es la tendencia al crecimiento. Es decir, la necesidad de avanzar en la autorrealización personal.

La atención psicológica ofrece respuestas útiles para enriquecer las habilidades de las personas y así abordar sus retos cotidianos, y potenciar su propio crecimiento. Promover y potenciar hábitos saludables y unas buenas habilidades de autogestión es una labor fundamental para prevenir futuras patologías psicológicas.

La palabra bienestar es fácil asociarla a la realización de actividades gratificantes y a estados de relajación, y puede ser interpretada como un antídoto frente al malestar que experimentamos ante situaciones sobrevenidas.

Entonces, ¿Qué hacemos cuando experimentamos malestar por algún acontecimiento sobrevenido, una enfermedad, un despido repentino? ¿En qué puede consistir poner en marcha recursos para potenciar nuestro bienestar psicológico?

En consulta se observa que una de las dificultades frecuentes es precisamente que nos cuesta tolerar el malestar, cuando es una manifestación en muchas ocasiones natural y sana de experimentar el impacto que produce en nosotros, alguna situación adversa.

El planteamiento que se propone para potenciar nuestro bienestar ligado al crecimiento, no está tan encaminado a reducirlo siempre, y potenciar aquellas actividades o recursos que nos resultan agradables.

La propuesta que hacemos se orienta más a acompañar a la persona para que pueda ir avanzando en su proyecto vital acorde a sus valores, aunque esto suponga con frecuencia gestionar emociones y sentimientos que pueden resultar desagradables.

POR TANTO…

Si experimentamos miedo y/o ansiedad, es importante aceptarlo y aprender a gestionarlo para que no dejemos de realizar aquello que elegimos hacer y es importante para nosotros en nuestro proyecto de vida.

Se trata de un camino de aprendizaje en el que la persona crece abordando las situaciones de cada día, afrontando experiencias que pueden estar asociadas a situaciones desagradables. De esta forma, cada vez se siente con más fortaleza personal y con más confianza en sus propios recursos.

El resultado de este aprendizaje vital, produce un aumento del bienestar subjetivo a pesar de las dificultades, que es el que constituye un auténtico crecimiento.

Dentro de este enfoque, hay dos elementos que nos ofrecen recursos muy útiles, que son la inteligencia emocional y el mindfulness o atención plena.

La inteligencia emocional se basa en considerar que las emociones son parte importante de nuestra experiencia. Está ampliamente demostrado que tienen una función adaptativa. Nos sirven para mejorar nuestra propia adaptación al entorno y son importantes tanto las emociones agradables, como las desagradables. La clave está en aprender a gestionarlas de forma adecuada tanto en la relación que establecemos con nosotros mismos, como en las relaciones con los demás.

El mindfulness o atención plena tiene su origen en técnicas meditativas orientales y consiste en la capacidad de saborear el momento presente con plenitud. Disfrutar de cada instante con nuestra atención plenamente centrada en aquello que estamos haciendo o estamos contemplando. Aporta numerosos beneficios para la salud física y psicológica. Nos ayuda a regular estados de activación, reduce la impulsividad, propicia estados reflexivos, mejora el funcionamiento de nuestra actividad mental, etc. Además, favorece la aceptación de estados y situaciones que nos resultan desagradables por distintas razones.

“Conocimiento, método y experiencia en psicología, aplicados con profesionalidad, sencillez y calidez. “
Inscrito en el Registro:CS6946

¿DÓNDE ESTAMOS?

CALLE ZURBARÁN, 14, BAJO DCHA. 28010 MADRID

Autorizado por la Comunidad de Madrid como Centro Especializado de Psicología Clínica