¿Qué hace un psicólogo?

Los arquitectos trabajan con el ordenador y con el compás.

Los pescadores con redes y barcos.

Los pintores con lienzos, pinturas y colores.

Los médicos con instrumentos y medicinas.

Los músicos con instrumentos musicales o su voz.

Los poetas con las palabras.

Los psicólogos terapeutas aplicamos el conocimiento con nuestra personalidad, con las emociones y especialmente con la relación que establecemos con el paciente-cliente.

Frank (1961) expone los factores, según su investigación, que son comunes a todas las psicoterapias y que explicarían los resultados similares que se obtienen con ellas:

  • Una relación de confianza: El paciente expone en una relación con cierta carga emocional, cuestiones cargadas de afecto en una atmósfera de aceptación, sin ser criticado ni rechazado.
  • Una explicación racional: El terapeuta reformula el malestar en términos comprensibles y manejables para el paciente, con el fin de aumentar su sentido de eficacia.
  • El proporcionar nueva información acerca de la causa y el tratamiento de los problemas del paciente: Ya sea mediante el auto-descubrimiento por “insight”, autoexploración o la auto-observación el paciente aprende en vivo el cómo explicarse y manejar sus dificultades.
  • La esperanza del paciente de encontrar ayuda en el terapeuta: El paciente acude a terapia con la convicción de que esto le será de ayuda, y el terapeuta al aceptar el caso, participa de esa idea, fomentando ambos las expectativas de solución.
  • Facilitar la activación emocional: Para que el cambio sea efectivo necesitan activarse las emociones relacionadas con las dificultades, ya que a menudo éstas se procesan a este nivel (“inconsciente”, “experiencial”, “tácito”, “de lógica de segundo orden”, “condicionamiento”, “exposición emocional” etc.). Esta activación permite la modificación de este nivel, la “experiencia emocional correctiva” de Alexander y French

Según las investigaciones, uno de los elementos accidentales que contribuyen a la eficacia de todas las Escuelas de Psicología , son las características del terapeuta. Lázarus (1996) identifica las siguientes características o cualidades en un buen terapeuta:

  • Respeto genuino por las personas
  • Flexibilidad
  • No juzgar
  • Sentido del humor
  • Calidez
  • Autenticidad
  • Autocrítica constante (sana)

Para lograr establecer una adecuada relación terapéutica, el terapeuta por tanto debe saber: aceptar, explicar, convencer, dar confianza y credibilidad, ser genuino y sincero, respetar, empatizar, mantener límites, mostrar calidez…. Y algunas más como la defensa del bienestar de las personas, del niño y de los débiles. Todas estas características son cualidades morales y éticas que se transmiten mediante el discurso y sobre todo mediante la emoción.

Los pintores limpian sus pinceles, los pescadores reparan sus redes, los músicos afinan sus instrumentos, los cantantes cuidan y miman su voz. Los poetas atesoran palabras.

Los psicólogos para hacer bien la terapia, además de formación, necesitamos cuidar, reparar y afinar:

  • Nuestras emociones y nuestra vida afectiva.
  • Nuestras relaciones personales.
  • Nuestro entorno de apoyo social.
  • Nuestras aficiones, el ocio y la risa.
  • Nuestra salud.

Somos personas y trabajamos con personas. Nos convertimos en el espejo en el que los que sufren, se miran y miran buscando ayuda. Debemos esmerarnos en estar cuidados y enteros para no convertirnos en espejos de feria, que distorsionan la imagen del que se refleja en ellos y también para no rompernos o destrozarnos en añicos o hacernos tan opacos que en vez de un espejo acabemos siendo una cueva.

Lucila Andrés Diez

“Conocimiento, método y experiencia en psicología, aplicados con profesionalidad, sencillez y calidez. “
Inscrito en el Registro:CS6946

¿DÓNDE ESTAMOS?

CALLE ZURBARÁN, 14, BAJO DCHA. 28010 MADRID

Autorizado por la Comunidad de Madrid como Centro Especializado de Psicología Clínica